Daily Reflection

Testimonio de Vida

  • September 22, 2022
  • Jueves de la vigésima quinta semana del tiempo ordinario
  • Janet McLaughlin
  • Luke 9:7-9

    Herodes el tetrarca se enteró de todo lo que sucedía y quedó muy perplejo porque algunos decían: “Juan ha resucitado de entre los muertos”; otros decían: “Ha aparecido Elías”; aún otros, “Uno de los antiguos profetas se ha levantado.” Pero Herodes dijo: “A Juan lo decapité. ¿Quién es, pues, éste de quien oigo tales cosas? Y siguió tratando de verlo.

    Oración de apertura: Jesús, a veces es fácil quedar atrapado en las ideas, enfocarme tanto en aprender sobre ti, que olvido tomarme el tiempo para conocerte. Jesús, quiero conocerte y ser conocido por ti. En este tiempo de oración, ayúdame a abrir mi corazón a ti y crecer en mi fe, esperanza y amor.

    Encuentro con Cristo:

    1. ¿Quién es este Jesús?: Herodes tenía curiosidad. Él razonó que aquellos que afirmaban que “Juan ha resucitado de entre los muertos” estaban equivocados, diciéndose a sí mismo, “Juan yo decapité…” Pero, entonces, ¿quién era Jesús? No hubo consenso. Hoy en día, todavía hay una diversidad de creencias acerca de quién es Jesús. Si bien muchos reconocen que es una figura histórica real, se niegan a creer que es Nuestro Señor y Salvador. Pueden llamarlo un gran maestro o incluso un profeta, pero se limitan a decir que él es Dios. Otros profesan creer en Jesús, pero luego se resisten a dejar que esa creencia cambie sus vidas. Somos muy sabios al escuchar y obedecer el mandato de Jesús: Mas buscad primeramente el Reino [de Dios] y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

    2. Perplejo por la variedad: si bien hay muchas cosas en las que los católicos y los protestantes pueden estar de acuerdo, la desafortunada verdad es que el cristianismo está dividido, y aquellos que buscan al Señor pueden quedar muy perplejos al encontrarse con la gran diversidad de denominaciones que existen. La unidad cristiana importa. “La restauración de la unidad entre los cristianos es una de las principales preocupaciones de la Iglesia... y esta tarea es de todos nosotros. Nadie puede pretender exención de esta responsabilidad. En efecto, todos pueden hacer alguna contribución, por pequeña que parezca, y todos están llamados a esa conversión interior que es la condición esencial del ecumenismo” (San Juan Pablo II, 30 de mayo de 1982). ¿Cómo podemos nosotros, como seguidores de Cristo, edificar nuestras comunidades católicas en unidad y amor?

    3. Verlo: ¿Dónde se ve a Cristo? Antes de ir a la iglesia oa cualquier tipo de reunión cristiana, tenemos la oportunidad de ver a Dios en la naturaleza. También podemos ver a Cristo en la vida de los cristianos que conocemos. El Papa Benedicto XVI escribió: “La vida de los santos y mártires demuestra una belleza singular que fascina y atrae, porque una vida cristiana vivida en plenitud habla sin palabras. Necesitamos hombres y mujeres de vida elocuente, que sepan anunciar el Evangelio con claridad y valentía, con transparencia de acción y con la gozosa pasión de la caridad” (Benedicto XVI, 25 de octubre de 2012). Nuestro testimonio de Cristo también puede ser poderoso. En otra reflexión el Papa Benedicto XVI escribió: “...para mí son 'señales' no sólo algunos grandes santos a los que amo y que conozco bien, sino precisamente también los santos sencillos, es decir, las buenas personas que veo en mi vida que nunca será canonizado. Son gente corriente, por así decirlo, sin heroísmo visible, pero en su bondad cotidiana veo la verdad de la fe. Esta bondad, que han desarrollado en la fe de la Iglesia, es para mí la apología más fiable del cristianismo y el signo de dónde está la verdad” (Papa Benedicto XVI, 13 de abril de 2011). ¡Que seamos “señales” para Cristo en nuestro mundo!

    Conversando con Cristo: Dios mío, te doy gracias por el don de la Iglesia. Podemos saber lo que significa seguirte fielmente a través de la Santa Madre Iglesia. Gracias por la gran nube de testigos, los santos, que nos han precedido para demostrar que es posible vivir aquello a lo que estamos llamados. Señor, te pido la gracia de configurarme cada vez más fielmente a ti para poder ser una luz para el mundo.

    Resolución: Señor, hoy, por tu gracia, velaré por momentos en los que vea a Cristo en los demás.

    Para mayor reflexión: Lea la Audiencia general del Papa Benedicto XVI sobre la santidad (13 de abril de 2011).


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment