Array ( )

La bendición de la misión

  • June 23, 2022 (readings)
  • Solemnidad de la Natividad de San Juan Bautista
  • Janet McLaughlin
  • Luke 1:57-66, 80

    Cuando llegó el momento de que Isabel tuviera a su hijo, dio a luz a un hijo. Sus vecinos y parientes oyeron que el Señor había mostrado su gran misericordia hacia ella, y se regocijaron con ella. Cuando vinieron al octavo día para circuncidar al niño, iban a llamarlo Zacarías como su padre, pero su madre respondió: “No. se llamará Juan”. Pero ellos le respondieron: “No hay nadie entre tus parientes que tenga este nombre”. Así que hicieron señas, preguntando a su padre cómo quería que se llamara. Pidió una tablilla y escribió: “Juan es su nombre”, y todos quedaron asombrados. Al instante se le abrió la boca, se le soltó la lengua y habló bendiciendo a Dios. Entonces el temor se apoderó de todos sus vecinos, y todos estos asuntos se discutieron en toda la región montañosa de Judea. Todos los que oyeron estas cosas las tomaron en serio, diciendo: ¿Qué, pues, será este niño? Porque ciertamente la mano del Señor estaba con él. El niño crecía y se fortalecía en espíritu, y estuvo en el desierto hasta el día de su manifestación a Israel.

    Oración de apertura: Señor, te ofrezco este momento de oración como un acto de amor por ti. Elevo mi corazón con alabanza y acción de gracias por todos los dones que me has dado, especialmente por el don de la fe y la esperanza de la eternidad contigo. Señor, creo que me proporcionas todo lo que necesito para acercarme más a ti y vivir una vida que te honre. Te pido la gracia de poder recordar todo lo que has hecho en mi vida para acercarme más a ti para poder agradecerte y crecer en la confianza de tu presencia fiel en mi vida.

    Encuentro con Cristo:

    1. ¿Qué, entonces, será este niño?: Además de los cumpleaños de Jesús y María, el único cumpleaños que se celebra durante el año litúrgico es el de Juan Bautista, y no solo se celebra, es una solemnidad. Jesús mismo dijo: “Os digo que entre los nacidos de mujer nadie es mayor que Juan” (Lucas 7:28). Sin embargo, en este momento de su circuncisión, la pregunta era: “¿Qué, pues, será este niño? Porque ciertamente la mano del Señor estaba con él.” En este caso, el ángel le había dicho a Zacarías que Juan tenía una misión particular (Lucas 1:15-17). Zacarías e Isabel tuvieron entonces la tarea de ayudar a Juan a prepararse para esta misión dada por Dios. En cierto sentido, todos los padres y parientes se preguntan al mirar a un nuevo bebé en qué se convertirá el niño. Tenemos esperanzas y sueños para ellos. Como padres o padrinos y abuelos, estamos llamados a ayudarlos a realizar su vocación personal, su misión dada por Dios (Juan Pablo II, Christifideles Laici 58) para que cada niño pueda algún día convertirse en santo.

    2. Bendición de Dios: Zacarías había estado mudo todos los meses del embarazo de Isabel como consecuencia de su incredulidad en el mensaje del ángel que anunciaba el embarazo y la misión de Juan (cf. Lc 1,20). Aquí cuando afirmó que el nombre del niño sería Juan, pudo hablar y bendijo a Dios. Estas palabras de su bendición forman un cántico llamado Benedictus, que se reza diariamente como parte de la Oración de la Mañana en la Liturgia de las Horas (Lucas 1:67-79). Las palabras de Zacarías celebran no solo el nacimiento de Juan sino también la esperanza de Israel. Celebran la redención y la misericordia de Dios, el hecho de que Dios cumple sus promesas; él nos perdona y nos salva, y que “podemos ser santos y justos delante de él”.

    3. Crecía y se hacía fuerte en espíritu…: Así como Jesús tenía que “avanzar en sabiduría, en edad y en favor” (Lucas 2:52), así también Juan tenía que crecer y hacerse fuerte en espíritu. Entonces, no debería sorprendernos que nuestro viaje de fe requiera crecimiento. Una de las mayores ayudas para el crecimiento en nuestra vida cristiana puede ser la dirección espiritual. El Señor ama a cada persona individual y personalmente. En la dirección espiritual, el director ayuda a la persona a reconocer y estar atento a la comunicación de Dios para que el dirigido pueda crecer en intimidad con él y seguirlo más de cerca. El director acompaña y anima al dirigido en su caminar cristiano.

    Conversando con Cristo: Señor, hay tantas maneras de ser complaciente. Puedo olvidar que todo lo bueno viene de tu mano. Puedo olvidar que tu amor por mí es personal. Puedo dudar de que me proporciones lo que necesito. Puedo concentrarme en mi voluntad y no en la tuya. Puedo olvidar pasar tiempo en alabanza, acción de gracias y adoración. Señor, gracias por tu amor y perdón ante mi debilidad y egocentrismo. Ayúdame a crecer en mi generosidad y deseo de amar con todo mi corazón, de amarte de una manera que ordene mi vida.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia rezaré las palabras del cántico de Zacarías en Lucas 1:67-79 y compartiré con alguien una forma en que el Señor ha actuado en mi vida.

    Para mayor reflexión: Mire esta breve descripción de la dirección espiritual .


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment