Array ( )

la verdad es santa

  • June 21, 2022 (readings)
  • Memoria de San Luis Gonzaga, Religioso
  • Janet McLaughlin
  • Matthew 7:6, 12-14

    Jesús dijo a sus discípulos: “No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y se vuelvan y os despedacen. “Haz a los demás lo que quieras que te hagan a ti. Esta es la Ley y los Profetas. Entra por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Cuán estrecha es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida. Y los que lo encuentran son pocos.

    Oración de apertura: Padre, soy débil y caigo a menudo, pero nunca me dejas. Me amas y deseas confiar en tu perdón y misericordia. Ayúdame a verme a mí mismo ya los demás a través de tus ojos amorosos. Padre, en este tiempo de oración, ayúdame a ver esos momentos en los que juzgo y condeno a los demás mientras excuso mis propias faltas. Porque sé que me amas, Señor, confío en ti para que me muestres cómo puedo vivir mejor lo que me llamas a través de la vida de tu Hijo Jesús. En la fe, abrazo su ejemplo de confianza en ti y amor por toda la humanidad. Concédeme la gracia de vivir en humildad, caridad y paciencia con aquellos en quienes veo faltas.

    Encuentro con Cristo:

    1. Valorar lo que es santo: Un poco más adelante en este Evangelio, San Mateo presenta la parábola del mercader que busca perlas finas y dice: “Cuando encuentra una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra. ” Esta parábola estaba unida a la parábola de la persona que encuentra un tesoro enterrado y vende todo lo que tiene para comprar el campo en el que está enterrado. Ambos reconocieron el valor de lo que encontraron y estuvieron dispuestos a darlo todo para obtenerlo (cf. Mateo 13, 44-46). El tesoro y la perla son imágenes del Reino de los Cielos, y estas parábolas nos desafían a preguntarnos si tenemos ese mismo deseo de buscar a Dios y su Reino sobre todas las cosas. Las imágenes presentadas en el Evangelio de hoy llaman la atención sobre el mismo tema advirtiéndonos de no abusar del tesoro que proviene de las enseñanzas de la Iglesia y de los sacramentos.

    2. El Tesoro de la Eucaristía: La Eucaristía, el mayor tesoro de la Iglesia, es un ejemplo concreto de “lo que es santo”. La Eucaristía está reservada a los católicos en estado de gracia, a los que están en plena comunión con la Iglesia en la fe y en la práctica y que están libres del pecado mortal (CIC 1385). Estamos llamados a acercarnos al Santísimo Sacramento con reverencia con la conciencia de que Jesús está verdaderamente presente y se nos da. El sacramento de la Reconciliación es una excelente preparación para la digna recepción de la Eucaristía.

    3. El Camino que Lleva a la Vida: Por nuestra naturaleza, no tendemos a tomar el camino angosto. A medida que maduramos en nuestra fe, reconocemos que algunos comportamientos deben cambiar. Incluso antes de que empecemos a cambiar comportamientos, podemos estar acosados por pensamientos de lo difícil que será, cómo sufriremos la privación de las cosas buenas de la vida. Satanás puede distraernos de la verdad. ¡Pero Jesús nos anima a ser generosos con él! Él nos dice: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10), y “Dad, y se os darán dones; una buena medida, bien llena, remecida y rebosante, se derramará en vuestro regazo. porque la medida con que midáis, os será medida” (Lc 6, 38). Cuando somos generosos con Dios, por difícil que parezca el camino, encontraremos la vida abundante y la verdadera felicidad para la que fuimos creados.

    Conversando con Cristo: Señor, el mundo quiere que crea que eres un aguafiestas o un aguafiestas y que la felicidad es libertinaje. Señor, quiero la verdadera felicidad, no el placer pasajero. Quiero una alegría profunda, no una gratificación momentánea. Concédeme el coraje de seguirte cueste lo que cueste, confiando en que sólo deseas el bien para mí y que quieres bendecirme. Jesús, dijiste: "¿Quién de vosotros le daría a su hijo una piedra cuando pide una barra de pan, o una serpiente cuando pide un pescado?" (Juan 7:9-10). Ayúdame a abrazar todo lo que enseñas a través de la Iglesia y todo lo que tu providencia permite en mi vida.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia rezaré la oración Suscipe de San Ignacio y pediré la gracia para que forme mi corazón:

    Toma Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad, todo lo que tengo y poseo. Tú me lo has dado todo. A Ti, oh Señor, te lo devuelvo. Todo es tuyo, disponlo totalmente de acuerdo a tu voluntad. Dame tu amor y tu gracia, porque esto me basta.

    Para mayor reflexión: ¿Qué es la verdad real ? en el que el p. Mike Schmitz analiza si la verdad es diferente para diferentes personas o si existe una realidad de verdad objetiva.


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment