Array ( )

El regalo del padre

  • May 4, 2022 (readings)
  • Miércoles de la Tercera Semana de Pascua
  • Janet Scanlan
  • John 6:35-40

    Jesús dijo a la multitud: “Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre, y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. Pero te dije que aunque me has visto, no crees. Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí, y no rechazaré a nadie que venga a mí, porque bajé del Cielo no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y esta es la voluntad del que me envió, que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre, que todo el que ve al Hijo y cree en él, tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día”.

    Oración de apertura: Señor Jesús, concédeme sencillez de corazón. Ayúdame a saber cuánto me amas y cuánto deseas que viva contigo para siempre.

    Encuentro con Cristo:

    1. Creer: Juan 6, también llamado el discurso del Pan de Vida, es uno de los capítulos teológicamente más complejos del Evangelio y, sin embargo, ¡debemos entenderlo para saber quién es Jesús! Jesús es el regalo del Padre, el regalo más grande. Él nos sostiene en esta vida y hace posible la vida eterna. Nos invita a alimentarnos de él, aprender de él y permitirle que transforme nuestras vidas. En este pasaje, Jesús acababa de realizar un gran milagro al multiplicar los panes y los peces para alimentar a los cinco mil (Juan 6:1-15). Luego caminó sobre el mar tempestuoso (Juan 6:16-21) donde declaró YO SOY (Juan 6:20), recordando el caos tormentoso del comienzo del libro de Génesis y el Éxodo donde Dios se reveló a Moisés. como YO SOY. Después de una breve introducción (Juan 6:22-31), donde la gente estaba “buscando a Jesús”, comenzó su sermón más desafiante de todos en Juan 6:35, donde declaró: “Yo soy el pan de vida”. Esta enseñanza no solo era filosóficamente desafiante para los judíos del primer siglo, sino que era absolutamente repugnante. Sus leyes eran claras. No comerás carne con su vida, es decir, su sangre (Levítico 3:17). Para nosotros, más de dos mil años después, la enseñanza de la doctrina de la "Presencia Real" aún puede ser difícil, como lo demuestra el Estudio de Investigación Pew de agosto de 2019 que afirma que solo un tercio de los católicos cree que la Eucaristía es el Cuerpo y Sangre de Cristo. Estadísticas pésimas, de hecho; sin embargo, como nos recuerda el Vaticano II, “Él está real, verdadera y sustancialmente presente para nosotros en los elementos consagrados”. El Padre obra en el corazón de las personas y las mueve a la fe en Jesús. Que profundice nuestro aprecio por la Eucaristía.

    2. Reconciliación: San Pablo (Colosenses 1:20) dice que todo el propósito de Dios es “reconciliar todas las cosas” consigo mismo. Jesús es la gran fuerza de reunión que esperaban los primeros judíos. Él es el siervo sufriente, que viene sólo para hacer la voluntad de su Padre, para vencer a la muerte, para abrirnos las puertas del Cielo, para llevarnos a casa. Así como una gallina junta a sus polluelos debajo de sus alas, Cristo viene a arreglar las cosas, a ponernos de nuevo en línea, o como dice la vieja canción, a “Reunirnos”. Cuando oramos e intercedemos por los demás, podemos estar seguros de que los deseos del Señor son aún más fuertes que los nuestros de “reunirlos”.

    3. Vivir: Todos nacemos con un alma inmortal, que vivirá para siempre. Cristo aquí nos ayuda a ver con claridad lo que se necesita para obtener la vida eterna y vivir para siempre con él: la fe. Eso es lo que le pidió a Marta cuando ella se acercó a él después de la muerte de su hermano Lázaro. Jesús promete vida eterna a los que creen. Él, en su carne, cumple todas las profecías del Antiguo Testamento. Él es la Palabra, la sabiduría de Dios, hecha carne. Le da un rostro a Dios. Él hace visible lo invisible. Todo esto lo hace por nosotros para que crezca nuestra fe.

    Conversando con Cristo: Por la fe en el misterio eucarístico, ayúdame a amarte e imitarte, a recibir tu Cuerpo y Sangre con reverencia y frecuencia, ya testimoniar con valentía el don que me ha sido dado y la promesa de la vida eterna.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia ayúdame a crecer en santidad y amor, para hacer de ti el centro de mi vida, haciendo de la Eucaristía el centro de mi vida.

    Para mayor reflexión: Lea la última encíclica de San Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia (La Iglesia viene de la Eucaristía), para comprender que la Eucaristía es el alma y la vida misma de la Iglesia.


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment