Array ( )

Esperanza en la tormenta

  • April 30, 2022 (readings)
  • Sábado de la Segunda Semana de Pascua
  • Beth Van de Voorde
  • John 6:16-21

    Cuando llegó la tarde, los discípulos de Jesús bajaron al mar, se embarcaron en una barca y cruzaron el mar hacia Cafarnaúm. Ya había oscurecido y Jesús aún no había venido a ellos. El mar estaba revuelto porque soplaba un fuerte viento. Cuando habían remado unas tres o cuatro millas, vieron a Jesús que caminaba sobre el mar y se acercaba a la barca, y comenzaron a tener miedo. Pero él les dijo: “Soy yo. No temáis”. Quisieron llevarlo a la barca, pero la barca llegó de inmediato a la orilla a la que se dirigían.

    Oración de apertura: Padre celestial, creo en ti, confío en ti y te amo. Me habéis invitado a este tiempo de oración. Abre mi corazón para escuchar y recibir tu palabra; aumenta mi fe, esperanza y amor y hazme más capaz de entrar profundamente en diálogo contigo. Quiero que estés más presente en mi vida hoy, Señor Resucitado.

    Encuentro con Cristo:

    1. Tarde, Oscuridad Tormentosa: Los Apóstoles estaban solos. Juan nos dijo que ya había oscurecido y que Jesús no estaba con ellos. Fue entonces cuando el mar se agitó y fuertes vientos comenzaron a soplar. En el camino de seguir al Señor, hay muchas tormentas que surgen en el camino. Algunos surgen porque nosotros mismos nos hemos alejado del Señor. Otras, tal vez como esta de los Apóstoles, aparecen porque el Señor quiere ayudarnos a crecer en nuestra fe. Durante las tormentas de la vida, nuestra fe sólida como una roca puede fortalecernos contra las olas. “Deseo que seas como una roca. Una ola se precipita contra ti. Silencio. Te asalta diez, cien, mil veces. Silencio. Di a lo sumo en medio de la tormenta: '¡Padre mío, Padre mío, soy todo tuyo! ¡Oh amada, oh dulce voluntad de Dios! ¡Te adoro!'” (San Pablo de la Cruz).

    2. No temáis: Cuantas veces en los Evangelios -y en toda la Sagrada Escritura- salen estas palabras de la boca y del corazón de Dios. Qué bien nos conoce, y con qué facilidad tendemos a temer. Tememos a la entrega, la soledad, la escasez, la traición, el abandono y el fracaso. Hay miedos que toda la humanidad comparte, de una forma u otra, y miedos específicos que el enemigo se esfuerza por sembrar en cada uno de nuestros corazones. “Pero él les dijo: 'Soy yo. No tengan miedo'”, nos dice Juan. En este tiempo de oración, permitamos que el Señor, cuya palabra es viva y eficaz (Hebreos 4:12), hable de nuevo la verdad sobre nuestras vidas. Incluso en la tormenta más profunda y solitaria, el Señor está con nosotros en la barca.

    3. Jesús y la barca: Juan nos dice que querían llevar a Jesús a la barca, pero inmediatamente la barca llegó a la orilla. Vemos el fruto de la virtud teologal de la esperanza en acción aquí. En su carta encíclica sobre la esperanza, el Papa emérito Benedicto XVI escribe: “Ya están presentes en nosotros las cosas que se esperan: la vida plena, verdadera. Y precisamente porque la cosa misma ya está presente, esta presencia de lo por venir crea también certeza” (párrafo 7). En otras palabras, a través de la esperanza cristiana ya poseemos lo mismo que anhelamos. El Señor ya está en nuestra barca; el barco ya está en camino a la orilla.

    Conversando con Cristo: Jesús, tú me conoces mejor que yo mismo. Tú conoces mis miedos; sabes las tormentas en las que me encuentro ahora mismo. Y sabes también que quiero esperar en ti, confiarte mi vida. A veces, la voz del enemigo se siente más fuerte que la tuya y las olas rompen. Y me olvido Aumenta mi esperanza, aumenta mi confianza. Estás conmigo en la barca, Jesús Resucitado. Ya has sufrido todo lo que llevo, y has triunfado. Oro por aquellos que no te conocen, Jesús, que no conocen la esperanza y el sentido que has venido a traer a nuestras vidas. Fortalece mi esperanza, como lo hiciste con tus apóstoles, para que yo también sea tu instrumento en el mundo.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia haré un acto de confianza en ti con respecto a cualquier tormenta o oscuridad nocturna que pueda encontrar en mi vida.

    Para mayor reflexión: Es posible que desee pasar algún tiempo con la carta encíclica del Papa Emérito Benedicto XVI sobre la esperanza, Spe Salvi .


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment