Array ( )

¡Den gracias al Señor porque es bueno!

  • November 25, 2021 (readings)
  • día de Gracias
  • Deacon Erik Burckel, LC
  • Luke 17:11-19

    Mientras Jesús continuaba su viaje a Jerusalén, viajó por Samaria y Galilea. Al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez leprosos. Se pararon a cierta distancia de él y alzaron la voz, diciendo: “¡Jesús, Maestro! ¡Ten piedad de nosotros! Y cuando los vio, dijo: "Id, mostraos a los sacerdotes". Mientras iban, fueron limpiados. Y uno de ellos, dándose cuenta de que había sido sanado, regresó glorificando a Dios en voz alta; y se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. El era samaritano. Jesús respondió: “Diez fueron limpiados, ¿no es así? donde estan los otros nueve? ¿Nadie sino este extranjero ha vuelto para dar gracias a Dios? Luego le dijo: “Levántate y vete; tu fe te ha salvado ".

    Oración inicial: Al comenzar esta meditación con humilde gratitud, oremos con las palabras de Jesús: “Jesús levantó los ojos y dijo: 'Padre, te doy gracias por escucharme. Sé que siempre me escuchas; pero a causa de la multitud aquí he dicho esto, para que crean que tú me enviaste ”(Juan 11:41).

    Encuentro con Cristo:

    1. En el camino otra vez: ¡Levántate y vete! Dios quiere que perseveremos en el camino de la vida. Los leprosos fueron limpiados "mientras iban". ¿Y si nunca se hubieran puesto en camino? ¿Aún habrían sido limpiados? Debido a su fe en Jesús, pudieron dar pasos en obediencia y por esto fueron recompensados abundantemente. Incluso después de que el leproso regresó limpio para agradecer a Jesús, se puso en movimiento. Jesús le dijo: "¡Levántate y vete!" Dios tiene una misión para cada uno de nosotros. Nos está diciendo: "¡No te preocupes, pero muévete!" ¡Sigamos a Jesús que “continuó su camino ...” y le agradezcamos por el camino que tenemos ante nosotros y la fuerza para recorrerlo!

    2. Superar la lepra: Los pobres leprosos de la historia se vieron obligados a vivir aislados de sus semejantes. También sufrieron la miseria de la propia enfermedad de la piel. Además, nueve de los leprosos estaban infectados con la "lepra" de la ingratitud. El hombre que volvió a Cristo, sin embargo, nos da un ejemplo admirable. Nosotros, que hemos sido curados de algo peor que la lepra, nuestros pecados, ¿damos gracias a Dios y bendecimos su nombre? La gratitud expande nuestro corazón y lo hace más como su corazón. La palabra griega “Eucaristía” significa “acción de gracias”, así que cada vez que vamos a misa ¡estamos viviendo la fiesta de Acción de Gracias!

    3. Corazones llenos de gratitud: ¿Qué lecciones del Evangelio de hoy podemos traer a esta fiesta de Acción de Gracias? Cuidemos de los enfermos, acojamos a los extranjeros y tengamos compasión de los que sufren. Caminemos con fe, obedientes a los mandamientos de Dios. Cuentemos con el Señor para la curación de nuestras "lepra". Agradezcamos y alabemos a Dios porque tenemos un Padre Celestial y somos sus hijos. En este día de Acción de Gracias, también podemos mostrar gratitud por nuestra familia recordando siempre dar gracias por todo lo que hacen, y especialmente por todo lo que simplemente son: nuestra familia.

    Conversar con Cristo: Señor Jesús, gracias por la abundancia de tus bendiciones en nuestras vidas. Gracias por la fe, la familia y la diversión. Gracias por la comida que comeremos y la compañía que disfrutaremos hoy. ¡Gracias por darnos el regalo de la salvación, y gracias especialmente por la Eucaristía!

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia daré gracias por al menos tres bendiciones este Día de Acción de Gracias.

    Para una mayor reflexión: Deje que su corazón se sienta agradecido leyendo un poema alegre de John Greenleaf Whittier llamado La calabaza.


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment