Array ( )

Sagrado corazon de cristo

  • June 11, 2021 (readings)
  • Solemnidad del Sacratísimo Corazón de Jesús
  • Carey Boyzuck
  • John 19:31-37

    Como era día de preparación, para que los cuerpos no permanecieran en la cruz el día de reposo, porque el día de reposo de esa semana era solemne, los judíos le pidieron a Pilato que les rompiera las piernas y los bajara. Entonces vinieron los soldados y le rompieron las piernas al primero y luego al otro que estaba crucificado con Jesús. Pero cuando llegaron a Jesús y vieron que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sino que un soldado le clavó la lanza en el costado e inmediatamente salió sangre y agua. Un testigo presencial ha testificado y su testimonio es verdadero; él sabe que está diciendo la verdad, para que tú también creas. Porque esto sucedió para que se cumpliera el pasaje de la Escritura: No se romperá ni un hueso. Y de nuevo otro pasaje dice: Mirarán al que traspasaron.

    Oración de apertura: Sagrado Corazón de Jesús, te adoro. Rezo con Santa Margarita María Alacoque: “Desde lo más profundo de mi nada, me postro ante ti, Oh Sacratísimo, Divino y Adorable Corazón de Jesús, para rendirte todo el homenaje de amor, alabanza y adoración en mi poder. Amén."

    Encuentro con Cristo:

    1. Fuente de la Misericordia: Después de la muerte de Cristo, los signos de la Divina Misericordia de Dios, sangre y agua, fluyeron de su precioso cuerpo. Una oración clave en la Coronilla de la Divina Misericordia es "¡Oh sangre y agua, que brotaron del corazón de Jesús como fuente de misericordia para nosotros, en ti confío!" Del sufrimiento y la muerte de Cristo brotó la fuente del agua y la sangre de su misericordia. La Iglesia y sus primeros sacramentos nacieron en este momento del costado de Cristo, así como un bebé nace con un chorro de agua y sangre: las aguas del bautismo para limpiarnos del pecado y la sangre de la Nueva Alianza para nutrirnos. A su vez, la Iglesia nos cuida como a un niño recién nacido con gran amor y misericordia. A través de sus sacramentos, ella nos baña con el bautismo y la reconciliación y nos alimenta con el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Eucaristía.

    2. Agua de vida: El diluvio de agua que fluyó del costado de Cristo fue prefigurado por el diluvio en Génesis que lavó el pecado del mundo (cf. Génesis 7). El agua que fluyó es la misma agua que fluyó cuando Moisés golpeó la roca en Horeb, dando de beber a los sedientos israelitas que vagaban por el desierto (Génesis 17: 6). Esta agua que fluía era agua viva, la misma agua viva que es un “manantial de agua que brota para vida eterna” (Juan 4:14). Esta agua de vida se convirtió en las aguas del bautismo, de las cuales nacemos de agua y espíritu: "De cierto, de cierto os digo, que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios" (Juan 3: 6). Que el agua del costado de Cristo nos lave y limpie de todos nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna con él.

    3. Sangre del Pacto: La sangre que fluyó del costado de Cristo es la sangre del Nuevo Pacto. De hecho, la sangre de Cristo ratifica y sella este pacto. En Hebreos, San Pablo explicó cómo Cristo asegura nuestra salvación al convertirse tanto en el sacerdote como en el sacrificio de este Nuevo Pacto (cf. Hebreos 9: 11-15). Continúa estableciendo a Jesús como el "mediador de un nuevo pacto" (Hebreos 9:15). Cuando comemos y bebemos el santo sacrificio de su Cuerpo, participamos en el altar del pacto (cf. 1 Corintios 10: 16-18). En este sacramento, somos purificados de nuestro pecado e imbuidos del espíritu de Dios. Viene a habitar en nosotros a través de nuestra participación de su Cuerpo y Sangre. Santa Isabel de la Trinidad escribió: "Cuando recibimos a Cristo con devoción interior, su sangre, llena de calor y gloria, fluye por nuestras venas y un fuego se enciende en nuestras profundidades".

    Conversando con Cristo: Sacratísimo Corazón de Jesús, ten piedad de mí. Traspasado por mis rebeliones, escóndeme entre tus heridas abiertas. Sangraste por mí; tú ardes por mí. Que yo también sangre y arda por las almas mediante actos de amor y misericordia. Que pueda amarte y servirte a ti y a mis vecinos como me ordenaste.

    Resolución: Señor, hoy por tu gracia haré un acto amoroso de devoción a tu Sacratísimo Corazón.

    Para una mayor reflexión: Ore con estas hermosas oraciones al Sagrado Corazón de Jesús de Franciscan Media. Hay oraciones por momentos de estrés, perdón, adictos, entre otros.


    © 2019-Present. EPRIEST, Inc. All rights reserved.

Daily Reflection

You are not subscribed to the Daily Reflection. Subscribe here.

Got an idea? General comment or feedback?

Drop us a line. We are interested in what you have to say.

Send a Comment